miércoles, 13 de diciembre de 2006

Químicos explican sonido de Stradivarius


Alejandra Vargas M.
alevargas@nacion.com
La Nación
Costa Rica


El secreto del sonido de los violines Stradivarius no está solo en la forma ni en la antigüedad, sino que radica en un meticuloso tratamiento químico que su creador, Antonio Stradivari (1644-1737), aplicaba a la madera mucho antes de construir cada instrumento.
Así lo reveló, en este mes, un nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista Nature. Según los expertos de la Universidad de Texas, Estados Unidos, la madera usada para esos preciados violines fue procesada con sales de cobre, hierro y cromo mediante un método del siglo XVIII que se utilizaba para preservar y realzar la calidad del sonido de la madera. "Los químicos pudieron haber servido para rellenar las grietas en la madera porosa, haciéndola más dura y afectando, a la vez, sus propiedades mecánicas y acústicas", aseguró el científico Joseph Nagyvary, quien tiene más de una década analizando estos preciados instrumentos, valorados hasta en un millón de euros.
El proceso consistía en oxidar y 'humedecer' (hidrólisis) la madera en repetidas ocasiones. Durante la oxidación, los compuestos no metálicos de la madera cambian su carga eléctrica pues pierden electrones. Por su parte, durante la hidrólisis, la acción de las sales de cobre, hierro y cromo modifican la alcalinidad (pH) de la madera. Entre otras cosas, se sabe que los iones de metales –como el cobre– tienen características fungicidas (destruyen y previenen plagas) de gran alcance. El estudio. Para hacer la investigación, los científicos no desarmaron ni fragmentaron ninguno de estos valiosísimos instrumentos, sino que usaron pequeñas virutas de madera extraídas de cinco instrumentos antiguos que eran reparados. Una viruta es una hoja delgada arrollada en espiral que se obtiene al labrar la madera. Los instrumentos estudiados fueron un violín Stradivarius de 1717 y un Stradivarius de 1731 así como un violín fabricado por Bartolomeo Giuseppe Guarnieri en 1741. Estos tres fueron construidos bajo la tradición italiana de Andrea Amati, primer gran fabricante de violines de la historia, nacido de Cremona. Además, se estudió un violín fabricado en París en la década de 1840 por Gand-Bernardel y una viola hecha por Henry Jay en 1769, en Londres. Cada una de las virutas se analizó con modernas técnicas. Primero se realizó un análisis con rayos infrarrojos para identificar cuáles eran los compuestos que estaban en la madera. Luego, a las muestras se les hizo una resonancia magnética nuclear (similar al TAC que se hacen los seres humanos con fines médicos).
Esa técnica aplica radiofrecuencias (ondas de radio) a los átomos para obtener imágenes de la composición y actividad de un cuerpo. "Nuestros hallazgos confirman que en la fabricación de los violines italianos (Stradivarius y Guarnieri) se emplearon tratamientos químicos como la oxidación y la hidrólisis. No se percibe el mismo tratamiento ni la misma composición en la madera de los otros dos instrumentos analizados procedentes de París y Londres", dijo el experto. Lo que se sabía.Los Stradivarius tienen un cuerpo hueco de 70 a 90 piezas y, en conjunto, pesan no más de 280 gramos. Sin embargo, cientos de seguidores han tratado de descifrarlos durante siglos.
Hoy abundan las teorías sobre su maravillosa sonoridad. Unos dicen que se debe a un esmalte especial que recubre la madera. Otros aseguran que su sonido se debe a que la madera usada era mucho más densa que la actual pues, en los siglos XVII y XVIII (cuando se fabricaron los instrumentos), el Sol daba muy poca luz y esto influyó en el pobre crecimiento de los árboles. "Cuando un músico toca con el arco, las cuerdas y la caja de madera de un violín vibran. Por tanto, la constitución y la estabilidad de la madera también tienen una gran influencia en el sonido", destaca Nagyvary. Por eso, especialistas en acústica de la Mid Sweden University (Mittuniversitetet) de Suecia defienden que el sonido dulce y aterciopelado de los Stradivarius está determinado por la forma. Los instrumentos hechos por el italiano tienen una caja de resonancia más alargada y una forma más aplanada (delgada). "Aunque se siga indagando en la forma, la química desempeñará ahora un papel mucho más importante en la construcción de instrumentos", dijo Nagyvary. recuadro Más allá de las leyendas Colochos de cedro El magnífico sonido de los violines Stradivarius ha hecho que existan muchas leyendas sobre cómo se construyeron.
Además, existen cientos de historias que 'recrean' cómo trabajaba su creador, Antonio Stradivari, nacido en Cremona, Italia, en 1644. Mientras unos dicen que la madera se tomó de una antigua catedral italiana, otros aducen que su creador tenía un pacto celestial –o diabólico– para capturar almas de artistas dentro de sus creaciones. "El violín Stradivarius es un triunfo de la física, la química, las matemáticas y aquella pasión barroca que se abrió paso en el renacimiento clásico como síntesis del intelecto y la emoción. Estos instrumentos son irrepetibles", manifiesta Joseph Wechsberg, especialista en instrumentos de cuerda.

1 comentario:

Isabel dijo...

Orale, muy buena informacion. Me encantan los violines, y esto me servira para una exposicion.